Cuentas públicas: el pueblo exige cabezas

La Grilla en Tabasco.

Reconciliación, amor y paz, trabajo colectivo, seguridad, refinería, tren maya, recuperación económica y oportunidades para todos… ¡Excelente!

Nada más que la insurrección ciudadana que se expresó en las urnas el primero de julio, reclama algo más: que se castigue a quienes se considera como responsables de saquear y mal gobernar en todos los niveles.

Así las cosas, la primera prueba de fuego para quienes abrumadoramente ganaron las elecciones en Tabasco viene con la calificación de las cuentas públicas 2017, lo que implica todo un reto para la Legislatura local comandada por los diputados de MORENA.

Es tarea para nada fácil, porque no es lo mismo ser pillo que tonto, aunque en general se piensa que basta con que exista la decisión de castigar a los corruptos, para meterlos a la cárcel y quitarles lo robado.

¿Cómo lograr que los ciudadanos entiendan los mecanismos técnico-legislativos y, eventualmente, judiciales que deben seguirse para hacer “rodar cabezas”?

De momento, lo que se sabe es que entre el 13 y el 15 de diciembre el pleno cameral discutirá los dictámenes que a mediados de la próxima semana ya deberán haber sido aprobados en comisiones, aunque resulta ser que los diputados andan a las prisas y atenidos a que los peritos del Organo Superior de Fiscalización no se hayan vendido y aporten elementos verídicos, bien sustentados.

Luego de la última comparecencia del fiscal Fernando Valenzuela este martes, los diputados escucharán el informe de labores del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Jorge Priego Solís, y podrán proseguir con la inspección física de obras y el análisis de cada expediente de los tres Poderes del Estado.

No pueden darse el lujo los diputados de quedar en entredicho. ¿Qué dirán los ciudadanos si no se ofrecen cabezas para satisfacción del auditorio?

Tampoco puede darse una mera reprobación de cuentas sin que se documenten irregularidades administrativas o supuestos hechos ilícitos; ni porque tal o cual ex alcalde -por ejemplo- haya dejado pendientes de pagar millonarios laudos o a proveedores, en virtud de que eso que muchos vemos como algo muy malo, no está tipificado como delito, si bien puede determinarse mala administración.

De ahí, entonces, que en especial la presidencia de la Junta de Coordinación Política debiera preocuparse, muy en serio, de revisar exhaustivamente cada caso y verificar si hay o no manera de darle al pueblo lo que pide, porque de lo contrario habrá que asumir un costo político.

Y no conviene el letargo y abandono en lo referente al cuidado de la imagen institucional, “porque aquí no pasa nada”.

De los apuntes

Profesores pertenecientes a los tres sindicatos se manifestaron este martes en lo que parece ser la intensificación de las protestas de servidores públicos por falta de pagos, y de nueva cuenta hicieron lo mismo trabajadores del Ifortab. Existe una tensión creciente, lo mismo entre la burocracia y universitarios, que por parte de proveedores del gobierno estatal, en una situación que no se compara con la que se registró hace seis años, simplemente porque ahora se percibe mucho más grave. A ello se agrega la crisis del sector salud y el angustioso llamado de personal del Hospital Juan Graham para que la gente done material de limpieza*** El alcalde Evaristo Hernández Cruz comienza a ser blanco de obuses, lo que se explica a la luz de la desesperación de muchos y el enojo de quienes pensaron que quedarían dentro de la administración, pero ya no hubo lugar para ellos. Nadie dijo que esto sería un paseo de campo.

Twitter: @JOchoaVidal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.